lunes, 11 de agosto de 2014

La quinta disciplina (Peter M. Senge)


Este libro busca romper con la idea de que el mundo está compuesto por fuerzas separadas y desconectadas, y anima a que el lector pueda pensarlo como un sistema.

Las empresas que podrán desarrollarse exitosamente en el futuro son aquellas que dispongan de entrenamientos y generen contextos de aprendizaje constante. La misma idea la desarrolla para las personas: aquéllas que dejen de aprender, de innovar, fracasarán.

Actualmente vivimos en un mundo más preocupado por “tener” que por desarrollar el “ser” y es preciso, darle la vuelta.

Las organizaciones inteligentes buscan que la gente que forma parte de ellas, tenga entrenamiento en estas disciplinas:

1.   Dominio Personal: la gente con alto dominio personal alcanza las metas que se propone. La gente manifiesta sus pensamientos, para exponerlos a la influencia de otros, porque ha llegado al momento en el que mediante un comportamiento maduro, podemos tomar los comentarios de los demás para ampliar nuestro modelo, representación del mundo.

2.   Modelos Mentales: son los supuestos hondamente arraigados, generalizaciones e  imágenes que influyen en nuestro modo de percibir el mundo. La disciplina de trabajar sobre modelos mentales implica volver el espejo hacia dentro y exhumar las oscuras imágenes internas dejando nuestro interior tan claro que pueda percibirse en la profundidad de nuestras miradas. Trabajar con modelos mentales implica llegar al nivel en el que la persona, que está incorporando nuevos modelos a su vida, pueda mantener conversaciones de apertura, equilibrando la indagación.

3.   Construcción de una visión compartida: Una visión compartida no es solamente una idea, es una fuerza en el corazón de la gente, una fuerza de impresionante poder. Es esencial para la organización inteligente, dado que ésta brinda concentración de energía para el aprendizaje. El aprendizaje generativo acontece solo cuando la gente se afana en lograr algo que le concierne profundamente. Una visión compartida modifica la relación de la gente con la organización, establece un lazo común entre las partes, entre todos los participantes.

4.   Aprendizaje en equipo: se trata de generar el contexto y desarrollo de aptitudes de trabajo en equipo, logrando el desarrollo de una figura más amplia, superadora de la perspectiva individual.

5.   La quinta disciplina - pensamiento sistémico: en las organizaciones, está presente el paradigma de personas interrelacionadas, como eslabones de una misma cadena, superando las barreras entre las diferentes gerencias o formando equipos interdisciplinarios. El pensamiento sistémico se transforma en la disciplina que integra a las demás, fusionándolas en un cuerpo coherente de teoría y práctica.

Es necesaria la comprensión de la perspectiva sistémica, y mediante ésta ser motivados a examinar cómo se interrelacionan las diferentes disciplinas. Al enfatizar cada una de ellas, el pensamiento sistémico nos recuerda constantemente el principio de sinergia en el cual los resultados del trabajo en equipo son mejores al de las partes.
 
 

lunes, 28 de julio de 2014

Preparando mi marca personal (II parte)


La marca personal es la percepción mantenida que tiene mi entorno de los atributos que me hacen sobresalir, diferenciarme y ser tenido en cuenta como un profesional especial por aquéllos que necesitan de mis servicios.

En la primera parte de este artículo apuntábamos que para construir una marca personal es necesario saber lo que queremos y posicionarnos sobre lo que queremos conseguir. Es la diferencia entre una carrera o negocio ordinario y uno excepcional o de éxito.

Superada la primera fase con coherencia (¿Dónde voy?, ¿Cuáles son mis objetivos?), entramos en la segunda fase que hay que trabajar muy bien. En esta etapa la pregunta a hacernos es ¿con qué cuento?. Y en este punto es fundamental ser auténticos. Se trata de hacer un análisis (FODA) de nuestras Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, y Amenazas en base a los objetivos que nos hayamos propuesto alcanzar, para saber con precisión, los elementos favorables con los que contamos y poder trabajar los desfavorables. Conviene además contrastarlo con otras personas y es un ejercicio saludable para el Ego y la autoestima, siempre que dejemos claro que no vamos a tomar represalias, si nos dicen algo que pueda ayudarnos a mejorar.

Preguntas como ¿Cuál es mi valor diferencial, habilidades y competencias, conocimiento, experiencia, intereses y soluciones? me pueden ayudar a concretarlo.

Identificado nuestro "superpoder", y si fuera necesario, elaborado nuestro plan de acción, para tratar de mejorar nuestras debilidades, que iremos trabajando en paralelo, podemos elaborar nuestra propuesta de valor, que resalte nuestras ventajas competitivas, nuestras soluciones y deje claro nuestro posicionamiento.

Será el momento entonces de pasar a la última fase en la construcción de nuestra marca personal (Visibilidad) y pensar en la estrategia para hacernos visibles, identificando en primer lugar, nuestros puntos de contacto. Utilizaremos las redes sociales que mejor se adapten a los  mensajes que queramos transmitir de forma clara y directa, en función de los objetivos que nos hayamos marcado.

Conocer cada una de estas redes es fundamental para sacar el mayor partido a nuestra marca personal. No habrá que estar necesariamente en todas ellas. La elección  final dependerá de nuestros objetivos, nuestro target y el tiempo que podamos invertir en esta laboriosa aunque sencilla tarea.

Recuerda sobre todo cuidar tu red de contactos (no ser muy pesado), ser generos@ (cuanto más das, más recibes) y ser coherente en tus mensajes. Así la fortalecerás y la irás ampliando y fidelizando. Y para terminar, mide tus resultados. Hay muchas herramientas gratuitas que te pueden ayudar mucho a conocer quién se interesa en tus mensajes y en qué contenidos concretos.

"Una marca es lo que dicen de ti, cuando abandonas la habitación".

sábado, 5 de julio de 2014

PREPARANDO MI MARCA PERSONAL (I PARTE)


 
En un entorno cambiante y competitivo como en el que nos encontramos, es importante que profundicemos en nosotros mismos y buceemos en nuestro interior para conocernos mejor y para saber identificar las características que nos hacen ser distintos, sobresalir, y aprendamos a comunicarlas de una forma clara, concisa y efectiva.
Es cuestión de trabajarnos a nosotros mismos y formularnos algunas preguntas, que probablemente en algún momento de nuestra vida, nos habremos hecho alguna vez. Es hora de actualizarlas, de ponernos al día.
El primer paso es conocernos a nosotros mismos y algunas preguntas que pueden ayudarnos son: ¿quién soy?, ¿qué quiero hacer con mi vida?, ¿qué objetivos quiero lograr?, ¿qué puedo ofrecer a los demás?, ¿con qué valores me siento comprometido?, ¿quiénes son mis clientes?, ¿qué les puedo ofrecer?, ¿cómo lo comunico?
Estas preguntas que afectan al ámbito personal y profesional, seamos o no emprendedores, nos ayudan a poner foco en nuestra vida. Si nuestra actitud es proactiva, además nos pueden ayudar a encauzar nuestros esfuerzos hacia lo “importante” para cada uno de nosotros, que es la forma de sentirnos más plenos y felices.
Hacer este trabajo merece la pena, porque nos dirige hacia lo que queremos conseguir, y nos ayuda a separar "la paja del grano". Si además somos capaces de visualizarlo, nos estaremos programando para conseguirlo en un futuro inmediato.
Para trabajar nuestras “habilidades” es necesario hacer esta reflexión personal como punto de partida. Supone ponernos en el centro de nuestra vida y analizar si es así como nos gustaría vivirla. Si vamos bien, ¡felicidades!. Si descubrimos que algo tiene que cambiar para sentirnos más plenos, ¡a trabajar! Pero siempre ¡adelante!, con coraje y optimismo.
Os pongo el enlace a un vídeo  de Javier Elizondo que me encanta, por lo claro que es, lo bien hecho que está y el mensaje que transmite. Y para terminar un deseo: persigue tus sueños… son nuestro combustible para vivir con ilusión.